A la hora de aprender cómo servir el vino es fundamental entender hasta qué punto debemos llenar la copa de los comensales. Cumplir este protocolo hace que los propios clientes puedan ver la profesionalidad de los trabajadores del establecimiento. En función de los distintos tipos de vino, hay diferencias en cuanto a la cantidad que hay que servir. Además, a cada vino le corresponde un tipo distinto de copa, lo que también es determinante a la hora de servirlo.

 

Cómo servir el vino

 

Hay varios factores que influyen a la hora de servir el vino. Estamos hablando de la temperatura, el tipo de vino y la clase de copa que vamos a utilizar. Si servimos un vino que se sirve más frío, debemos tener en cuenta que este vino se servirá poco a poco, con el fin de que la bebida no se caliente en la copa. En este caso la botella de vino siempre debe permanecer en la cubitera, para que se mantenga fresco durante toda la comida.

Las copas varían de tamaño según el tipo. Esto hace que las copas de menos tamaño se deban llenar con menos cantidad debido a que existe el riego de que se derrame el vino. Hay copas más grandes en las que los comensales pueden mover el vino. Sin embargo, lo que más determina la cantidad de líquido que se debe servir es el tipo de vino.

A continuación, comentaremos cuanto se deben llenar las copas en función al tipo de vino:como servir el vino​

 

Vino tinto

 

La norma general a la hora de servir este tipo de vinos, es llenar la copa hasta la mitad. Esta medida de llenar la copa se conoce como llenar la copa hasta la línea del ecuador. Este tipo de vinos se suele servir a una temperatura de entre 16 y 18 grados.

 

Vino blanco

 

A diferencia del vino tinto, el vino blanco nos permite llenar la copa con mayor cantidad. En total se deben llenar ¾ de la copa. Al igual que sucede con el vino tinto, también es necesario tener en cuenta la temperatura a la que se debe servir el vino. El vino blanco, por lo general se debe servir a 10 grados. En función de si se trata de un vino blanco más joven o de un vino blanco de barrica, la temperatura varía. El vino blanco joven se sirve a 8 grados mientras que el vino fermentado en barrica se suele servir a una temperatura de 12 grados.

 

Vinos Dulces

 

Los vinos dulces se rigen por la misma norma que los vinos tintos, es decir, se debe llenar la copa hasta la mitad o lo que es lo mismo, hasta la línea del ecuador. Además es crucial servir este tipo de vinos a una temperatura de 11 o 13 grados.

 

Vinos espumosos

 

Los vinos espumosos poseen unas características que nos permiten llenar la copa hasta arriba sin dejar de disfrutar de todo el sabor. Las copas de flauta son las copas ideales para estos vinos y se suelen servir a una temperatura aproximada de 7 grados.

 

Vino rosado

 

Con los vinos rosados funciona igual que los vinos tintos. Se debe llenar la copa hasta la línea del ecuador. Sin embargo la temperatura de estos vinos coincide con los vinos espumosos, se debe servir aproximadamente a 7 grados.

 

Si ya has aprendido cómo servir el vino y te ha sido útil esta información, no dudes en apuntarte a nuestros cursos de bartender para conocer todos los detalles del sector. En cursobartenders llevamos tiempo formando profesionales con los profesores más competentes del mundo de la hostelería. Además con nuestros cursos puedes conseguir un empleo de calidad en algunos de los mejores locales del sector.